Polaridades y silla caliente

Las polaridades, en Gestlat, son extremos de identificación. Cada parte de nosotros mismos tiene su opuesta, es mas, cada individuo tiene una secuencia interminables de polaridades. En teoría, la persona saludable constituye un circulo completo, que posee miles de polaridades integradas y entrelazadas, que se fusionan todas entre sí. La persona saludable conoce la mayoría de las polaridades que contiene, incluso aquellos pensamientos o sentimientos que la sociedad reprueba, y es capaz de aceptarse tal cual es. Tal vez no apruebe los puntos oscuros en su consciencia, pero acepta su existencia. A menudo el autoconcepto excluye, por dolorosa, la consciencia de las fuerzas polares internas creando, en la conciencia de una persona, grandes vacíos. Quedarse en esta situación puede provocar  tensiones, perturbaciones y, en casos extremos, problemas psíquicos. El no lograr aceptar muchas de nuestras partes nos hace tener una visión rígida y estereotipada de nosotros mismos. Negando las polaridades negativas y proyectandolas en otros. Por eso tomar conciencia de esas polaridades negativas provoca tanta ansiedad. Las polaridades pueden ser:

  • yosintónicas, o aceptables por el sí mismo consciente;
  • yodistónicas, o inaceptables por el sí mismo.

Hay mucha literatura científica que se puede encontrar en el Web, sin embargo no es tan facil encontrar ejemplos de casos reales. Aqui, os pongo unos ejemplos muy sencillos tomados a lo largo de mi curso de Especialización en Psicoterapia Gestalt.

JJJ es un joven que es desde hace unos tiempos que va a terapia. El quiere ser físico, escritor y concertista clásico pero de momento no sabe mucho de física, no le apetece escribir y no sabe tocar. Ademas de todo eso le mantienen sus padres y el se siente cómodo así. Hay que decir que sus padres no quieren que sea físico, escritor y concertista clásico, y cuando se recuperará de su depresión lo quieren trabajando y que pase ya de estas “gilipolleces”. La terapeuta aprovechó del caso de JJJ para sacar dos partes de su personalidad: su parte más intransigente, la que se parece a su padre, y su parte más conciliadora, menos problemática. Una vez encontradas las polaridades, la terapeuta decide de trabajarlas con una tecnica, sentando cada parte en una silla, de manera que JJJ las pudiese interpretar simplemente sentandose en una o en otra. A lo largo de la técnica JJJ estuvo enfrentandose consigo mismo, hasta acercarse siempre más a la figura del hijo conciliador, dependiente y consentido que tiene sueños de grandeza, que puede permitirse estando en casa de sus padres hasta que no se mejore y, que yo creo, nunca podrá realizar hasta cuando se quede en esta situacion. Me impactó mucho este momento porque vi a una parte de mi, la que se somete hasta desaparecer, a mi perro de abajo, como nos explicaría después la terapeuta. La técnica se llama “silla vacía o caliente”.

La técnica de la “silla vacía” o “silla caliente” es un método poderoso para trabajar con las polaridades. Cuando el paciente polariza, va creando un “yo idealizado”, y a la vez un “yo negado”. Mantener esta negación implica un gran esfuerzo organísmico, tensión interna, ya que hay en nosotros capacidades, características propias que no nos permitimos usar. Con esta técnica se crea un contexto donde permitir a los dos polos de comunicar, de hablarse. El paciente integra las partes cuando consigue conectar con la negaciones y ver que lo que evita es una parte de él. Concretamente se sienta el paciente en una silla y se pone frente de él otra silla donde tendrá que posicionar una figura previamente identificada.  Estas figuras se parece bastante a lo que en Terapia Gestalt se llama Perro de Arriba y Perro de Abajo, como decía Perls, que más o menos corresponde al superego y el id de Freud, que están en conflicto permanente para lograr el control. Son los debes y deberías contra el placer. La diferencia entre Psicoanálisis y Gestalt se nota sobre todo por la definición de Perro de Abajo que no coincide exactamente con el “Id” de Freud. El Perro de Abajo es más un infraego y en el caso de Javi creo que fue un acierto total porque creo que el tenga un problema más con su pereza que con sus instintos. He encontrado en la red una síntesis muy buena sobre este tema. Ken Wilber, un escritor estadounidense no muy ortodoxo, dice que el concepto de superego corresponde a aquello del padre en el Analysis Transcional y a lo del Perro de Arriba del Enfoque Gestalt.   Como nos dice Ken Wilber en su obra “síntesis operativa de análisis transaccional y terapia gestalt” (p. 97, 2010):

Su núcleo está compuesto de las demandas internalizadas y juicios de padres y otras figuras de autoridad. Luego está el ego infantil, el Niño, y el Perro de Abajo, que consisten en todos los sentimientos de indefensión y de dependencia que la persona sintió de pequeño”.

El ego maduro, el Adulto, el self auténtico, es obviamente el estado capaz de ver la realidad presente y capaz de basar sus decisiones en hechos objetivos y no en las amenazas del Padre/Perro de Arriba ni en los miedos arcaicos del Niño/Perro de Abajo.  En la técnica de “la silla vacía” el juego de roles entre estas dos partes fue asombroso. JJJ hablaba imaginariamente con sus partes, pasando de una a otra según le decía la terapeuta.

  • Perro de Arriba: debería ser lo mejor en todo y sin esfuerzos, de forma natural y completa (intellectual, social, etc).
  • Terapeuta: Perro como te sientes en decir todas estas cosas a Javier? (Nurieta le recuerda todo lo que ha dicho, utilizando las mismas palabras)
  • Perro de Arriba: me siento natural…
  • Terapeuta:  pide al Perro de Arriba que le diga al Perro de Abajo todo lo que piensa de el y al Perro de Abajo que diga como le sienta todo eso.
  • Perro de Abajo: siento rechazo, pero a mi no me interesa como a ti de controlar a la gente, yo quiero disfrutar no triunfar.
  • Terapeuta: diselo claramente el como eres tu y como es el. Dile yo quiero… y tu quieres…. Después de haberselo dicho Nurieta lo invita otra vez a cambiar de silla y resume al Perro de Arriba lo que ha dicho el de Abajo.
  • Perro de Arriba: la vida es un sacrificio y acabaras bajo un puente, lo que tu piensas es pura fantasía.
  • Terapeuta: te invito a que te cambie otra vez de sitio (le resume lo que ha dicho el de Arriba y le pregunta sobre lo que está pasando. Sensaciones físicas, corporales, especificando el lugar donde nota algo)
  • Perro de Abajo: en el pecho!
  • Terapeuta: atento allí! A donde te llevaría esta sensación si la pudieras aguantar?!
  • Perro de Abajo: …… (no contesta está en la defensiva, no quiere pasar de lo corporal a lo emocional)
  • Terapeuta: en que parte del pecho notas esta sensación? (vuelve al cuerpo cada vez que la mente se bloquea). Es una sensación como de que?!
  • Perro de Abajo: como de tener una patata caliente, es algo nuevo, una sensación nueva.
  • Terapeuta:  vale, de momento es suficiente. Puedes lentamente volver a ser JJJ, reincorporar tus partes y abrir lo ojos muy despacio y solo cuando querras.

JJJ reincorpora sus partes y vuelve a la realidad sin quedarse roto.  La terapeuta se paró cuando vio por un lado que había muchas defensas que no se bajaban, una resistencia feroz y se quedó satisfecha con que JJJ, por lo menos, tomara contacto con una parte nueva de él. La terapeuta comentó que notó un rechazo por una de las dos polaridades, una fijación con el padre interior.  Lo siguiente de la terapia sería integrar a esta parte. JJJ comentó que el Perro de Abajo es más como el, que le gusta más. La terapeuta le preguntó porque le quería más a el y JJJ contestó que es la mejor actitud por este momento. El quiere prepararse, estudiar, “saber más y que me mantengan“. Casi todo el grupo de formación se quedó anonadado en ver tanta cercanía entre JJJ y su Perro de Abajo. Yo le hice una pregunta bastante fuerte, le pregunté algo como si no le molestaba a que le mantuviesen todavía sus padres, y el contestó:   “que no porque de momento me mantienen y luego no se, pero de momento me mantienen.. Porque hay que pensar ahora en algo que no es necesario!?”.   No es necesario emanciparse!? Con lo molesto que está con su padre sigue a que le mantenga!!! Como puede aguantar esta situación? Y ademas no lo ve necesario!!!! No me lo podía creer y la clase tampoco! Casi todos empezaron a decirle algo, a veces de manera agresiva,  y el nada, se quedaba tranquilo, una muralla de goma. La terapeuta nos preguntó que tal nos encontrábamos y yo le contesté “me siento impotente”. La impotencia era tanta en el grupo que la cosa empezó a volverse un poquito violenta. Salieron juicios fuertes, consejos dichos como si los problemas psicologicos que el tenìa fuesen una tonteria, como si fuera su culpa el no poder solucionar  sus problemas, que era un tonto en pensar de volverse Rakhmaninov o Albert Einstein sin esfuerzo, que su situación era fácil de solucionar. El dialogo y la reacción de la clase también fueron utiles porque llegaron a poner de manifiesto muchas cosas. A mi personalmente me asombró de como JJJ no podía ver la fragilidad y la inconsistencia de sus proyectos futuros, visto su nivel de pereza. El mismo parece alejarse de la realización de sus deseos pero no se entera de las evidentes y ridículas justificaciones que utiliza para no enfrentarse con sus responsabilidades de hombre adulto. La situación me hizo pensar en mis Perros, de como la exigencia perfeccionista que tengo, por ejemplo, pueda ser a lo mejor una estrategia reactiva para llenar las expectativas de mi Perro de arriba pero con las herramientas del Perro de abajo. Exigiendo lo imposible no me queda otra que batirme a mi mismo y batir a los demás, “la maldición del perfeccionismo” como decía Perls en Sueños y Existencia (1982). De manera opuesta, puedo llenar las expectativas de mi Perro de abajo con las herramientas del Perro de arriba, formalizando el poder a la improvisación o del pensamiento lateral, por ejemplo. Creando un método disciplinado, rigido, sujetado de referencias, principios y ejemplos, pero para evitar el enfrentamiento directo con las responsabilidades de mi vida. Una manera para escaquearse de uno mismo con autoridad. Mis altos retos e ideales, mi gana de ayudar a los demás, el verme muy capaz en relacionar a cosas y a personas, mis malestares, la injusticia del mundo, etc etc. Todo se puede ver como una justificación, unas excusas, maneras de no ponerse las pilas! Acusar a los Perros de Arriba y a el de Abajo para quedarme parado entre los dos… cuidado!

La terapeuta quiso aprovechar para enseñarnos otra técnica de polaridades muy poderosa, que yo he llamado “dialogo entre polaridades”. Es otra manera para crear un dialogo entre las partes. El ejemplo que vi fue entre la parte derecha y la izquierda del cuerpo, pero se puede hacer tambien entre la parte femenina y masculina, o con otras. En este caso  Victoria se tumbó en el suelo y no se le pidiò a que se desplazara cada vez, como con “la silla vacía”. La terapeuta utilizó visualizaciones y fantasías guiadas. Pidió a VVV de tumbarse y empezó a contactar con su cuerpo.

Terapeuta: como está tu cuerpo? Que tal sientes tus partes? Respira y inspira. Como es la respiración? Etc, etc… Vamos a dividir el cuerpo en dos polaridades, la de derecha y la de izquierda. Que tal está a nivel corporal tu parte de izquierda? Etc, etc, y tu parte derecha? Del lado derecho habla a tu lado izquierdo. Que le dirías de lo que sientes? Etc, etc… Ahora cambiate al lado izquierdo. Has oído lo que te ha dicho el lado derecho? Que piensas? Que le quieres contestar?

VVV: ….. tiene miedo a la tristeza!

Fue increíble el nivel de atención y el esfuerzo de memoria que tuvo la terapeuta y el dialogo entre las partes de VVV. La terapeuta supo devolverle exactamente las mismas frases que utilizó cada vez VVV y ella hablaba entre sus polaridades con una soltura que parecía casi un guión que ya escrito. Ya empiezo a entender el porque Perls llamaba la Gestalt  la terapia de la concentración, hay que estar muy atentos a el otro. Desde el punto de vista de la actitud del terapeuta, Freud, por ejemplo, recomendaba a los analistas “atención flotante” y “escepticismo benevolente”. En el Enfoque Gestalt se combina una implicación activa y a la vez una permanencia en el punto 0 de las polaridades, lo cual no es nada fácil.  Fritz era un buen ejemplo de ello, como atestigua Claudio Naranjo:

Perls mostraba un grado asombroso de indeferencia creativa como psicoterapeuta por su capacidad de quedarse en el punto cero sin verse atrapado en los juegos de sus pacientes. Pienso en el punto cero como el refugio del terapeuta gestáltico en medio de una participación intensa, no solo como una fuente de fortaleza, sino como su último apoyo.

  Lo principal con estas técnicas es:

  1. Definir las polaridades (perro, femenino, etc.) de manera que el paciente la pueda interpretar.
  2. Favorecer el dialogo entre las polaridades, hacer como de presentador, conductor, anfitrión o animador entre las polaridades intentando y consiguiendo repetir las mismas palabras que utiliza el paciente.

Aunque se necesite de un publico, como en el caso de psicodrama, estas técnicas no se suelen hacer en la terapia individual. Puede producir estados alterados de conciencia y por eso sería mejor conocer el paciente antes de ponerle en situación. Si el paciente creemos que no está hablando con su polaridad y está actuando o sobre actuando, se le puede preguntar con quien está hablando en aquel momento. No es obligatorio a que el terapeuta devuelva algo a l final de la sesión, no siempre se llega a un punto, no siempre hay cataris o integración y a veces es mejor dejar las cosas para retomarlas cuando se de el caso.

Siguiendo con la ronda me di cuanta de como los problemas de cada uno son un mundo a parte que hay que respetar. Si algo me parece sencillo que resolver y a el otro le cuesta mucho, hay que dar dignidad a el otro, intentar ponerse en su lugar y sentir sus bloqueos, con respeto pero sin complacencia.  Todos tenemos bloqueos, la terapeuta también me dio la impresión de tenerles cuando nos habló de un hecho de su vida personal que tampoco era muy relevante, pero significa que a ella le cocía todavía y afortunadamente supimos la historia.

Un desconocido se le acerca por la calle y le pregunta: “eres feliz?” y ella le contesta “y tu eres un restringido!”.

No se porque no lo contó, encima al principio casi estaba evitando acabar el cuento, no quería decirnos lo que le había contestado, le daba cosas repetir “y tu eres un restringido!”. Bueno a mi me supo a agresividad gratuita la suya. El tío solo hizo una pregunta, el se abrió y quien se cerró fue ella. Pueda que ella se sintiera juzgada o que le daba vergüenza decir que no estaba feliz, una afirmación que duele a un psicólogo. Pero al final quien fue el restringido? Yo se lo dije a la terapeuta que, a mi manera de ver, ella había respondido a la agresión con otra agresión y que el Yan contra el Yan es una reacción de fuerza y no de sabiduría. Ella me contestó que no, que solo había “cortado”o “cerrado” el asunto. No se, no me lo creo. De todas formas eso era solo un ejemplo para decir que todos tenemos problemas que nos pueden parecer banales, una terapeuta también, y es legitimo.  El importante es darse cuenta.

Solamente desde los limites somos libres….

Annunci

Informazioni su marhhaba

Sono uno psicologo, gestaltista e art counselor, mi occupo principalmente di formazione, sviluppo e comunicazione personale, di gruppo e collettiva, attraverso i metodi della psicologia umanista e dell'educazione attiva. Il mio lavoro è intimo, intermittente e internazionale e ha come obiettivo principale far dialogare le relazioni di tipo mentale, con quelle emotive e fisiche che de-finiscono il nostro essere al mondo. Il risultato è riuscire a ri-vedere le cose in maniera più utile e autentica, e quindi sana. Soy un psicólogo, gestaltista y consultor expresivo. Me ocupo principalmente de formación, desarrollo y comunicación personal, grupal y colectiva, a través de los métodos de la psicología humanista y de la educación activa. Mi trabajo es íntimo, intermitente e internacional y tiene como principal objetivo crear relaciones de diálogo entre lo mental, lo emocional y el corporal, triangulación que de-fine nuestro ser en el mundo. El resultado es la posibilidad de volver a ver las cosas de una manera más útil y auténtica, y por lo tanto saludable. Je suis un psychologue, gestaltiste et conseiller expressif, je m'occupe principalement de la formation, du développement et de la communication personnelle, de groupe et collective, à travers des méthodes de la psychologie et de la éducation active. Mon travail est intime, intermittente et international et a pour objectif principal de créer des relations de dialogue entre le mental, l'émotionnel et le physique, éléments qui de-finissent notre être dans le monde. Le résultat est d'être en mesure de re-voir les choses d'une manière plus utile et authentique, et donc saine.
Questa voce è stata pubblicata in Technics and methods e contrassegnata con , , . Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...